lunes, 25 de agosto de 2014

Reposición Hidroelectrolítica


Nuestro cuerpo es homeotermo, es decir, tiende a mantener una temperatura corporal constante. Al realizar ejercicios físicos se genera un aumento de temperatura, que es eliminado para reestablecer su temperatura. Para ello, existen varios mecanismos de refrigeración, el más eficaz, la sudoración (1 litro de sudor implica la eliminación de unas 600 calorías).

En el sudor se pierde gran cantidad de agua y electrolitos (sales minerales), que son fundamentales para los procesos osmóticos de nuestro metabolismo.

Ni que decir tiene, que el suplemento ergogénico por excelencia, es el AGUA.

Las sales están implicadas en la contracción muscular, si insuficiencia causa debilidad muscular o graves contracciones musculares. Las sales son el secreto para la rehidratación eficaz durante una competición o entrenamiento. 

El sodio es el principal electrolito.

Las sales las podemos encontrar en el agua de coco, bebidas isotónicas, zumo de frutas, zumo de verduras o en suplementación (sobres, cápsulas o comprimidos) en una carrera vale la pena llevar en la riñonera unas cápsulas de estas.

Los médicos deportivos y nutricionistas sugieren utilizar una capsula de 200 - 400 mg de sales por cada hora de actividad. Si se investiga un poco la mayoría de las marcas contienen: 215 mg de sodio, 63 mg de potasio, 22 mg de calcio y 11 mg de magnesio. (Estas capsulas no contienen sustancias que va en contra de AMA o COI).

Es importante al comprar este tipo de suplementación que preguntéis si contienen NaCl (sodio), hay marcas que comercializan sales con muy poco sodio o nada, y este es el más importante.

En el día a día es importante también su ingesta. 

El potasio lo podemos encontrar en las legumbres, tomates, piel de patata y plátano. Regula el ATP junto al sodio.

El sodio es el más importante, ya que ayuda a la absorción del agua. Se encuentra en la sal marina, el marisco y las espinacas.

El calcio, necesario para el corazón, el aparato digestivo, el músculo y la formación de los huesos. Lo encontramos en la leche (en la leche no láctea también se encuentra), pescado, las semillas y frutos secos como la almendra. 
Como dato informativo, las espinacas o un puñado de almendras, tienen más calcio que un vaso de leche láctea.

Y el magnesio, requerido también para procesas el ATP y para los huesos. Es fundamental para prevenir calambres (junto al potasio) y ayuda a disminuir el cansancio y la fatiga.


Corre, nada, monta en bici o vuela, pero alíate con las sales para que tu rendimiento no decaiga!!!

Suplementa3.

No hay comentarios:

Publicar un comentario