martes, 6 de septiembre de 2022

We Are Ironman (Parte 3)



5 de la madrugada, suena el despertador. A pesar de que te despertaste varias veces durante la noche y que saltó alguna alarma de origen desconocido en el hotel, consideras que has dormido de lujo. De hecho, mas de la media de lo que sueles dormir. Vamos bien. Primera evacuación bien a pesar de la hora. Seguimos bien. Preparas y revisas las cosas que te tendrás que llevarte para la carrera y así hacemos tiempo para desayunar lo mas tarde posible. Segunda evacuación y ¡antes de la hora all-bram! Ducha para espabilarse y toca vestirse, colocarse el chip y desayunar.


A las 6:15 salimos del hotel dirección salida de autobuses situada en la avenida Luis Heintz, Bárbara me deja allí y ella continua el trayecto hasta Landa. ¿Por qué no fuimos hasta Landa directamente? Pues porque en el briefing y en la documentación nos dijeron que era obligatorio que todos los triatletas subiéramos a los autobuses que nos llevaban a la salida, aunque después, no controlaran de ninguna forma quien subía…


Tras unos minutos de espera, nos montamos en el autobús. Delante mía un Alicantino y un Holandés.

El Holandés me llamó especialmente la atención, pues cuando subió al autobús me mosqueé porque creía que se trataba de un familiar. Y no era para menos, las pintas que me llevaba eran atípicas. Una mochila, unos pantalones de pana y una camisa. Durante el trayecto, el alicantino fue contando su experiencias en deportes de ultra resistencia. Ya no recordaba cuantos Ironman llevaba (aunque cree que unos 10), pero lo que si tenía claro es que éste iba a ser su último. Era su 58 cumpleaños y ya no le compensaba ni en tiempo, ni en dinero, ni en dedicación todo el esfuerzo que había que hacer. El holandés estaba mas preocupado por las zonas donde vacacionar en España. Me gustaría saber como acabó la prueba…


Tras la llegada a Landa tocaba un buen paseo hasta la zona de boxes, la comitiva era apabullante. Gracias a Dios no había niebla y el día pintaba fenomenal. Recordemos que el año anterior suspendieron la natación por culpa de ésta. Tras entrar en la zona de boxes nos dirigimos hacia nuestra cabra y allí estaba, toda chorreando. El rocio imperante durante la noche había dejado todas la bicis empapadas, es en ese momento cuando echas cuentas de las bicis que vistes el día anterior tapadas con fundas o bolsas de basura. La experiencia es la experiencia.


Empapadita que estaba la pobre...

Última comprobación de que todo esta correcto en la bici, y tras unos minutos de cola para pillar una de las bombas, la dejamos a nuestra presión favorita. Terminamos de colocar los botes y las barritas con cuidado y una cosa menos.


Antes de entrar en la carpa, distingo a Diego Rodríguez de Planeta Triatlón, esa web y sobre todo, canal de Youtube que tantas horas me ha acompañado durante las sesiones de rodillos. No me resisto y le pido una foto a la que aceptó encantado. Directa para el grupo de whatsapp de triatlón.



Ya en la carpa, saco los bártulos para la natación. Neopreno, gafas, gorro, gel para antes de la salida… y reviso que en la bolsa de transición esté todo. Me cambio, dejándome el neopreno puesto hasta la cintura y me coloco el gel a esa altura. Guardo la ropa de calle en la bolsa blanca que la organización llevará hasta la meta y salgo buscando la zona donde las recogen.


Leo los últimos mensajes de whatsapp de amigos y familiares y me deshago del móvil introduciéndolo en la misma bolsa.



¿Os he dicho que el ambiente era impresionante? Pues la organización no se quedó atrás. El speaker daba vida, consejos y alegrías a mas de uno. Entre ellos, a un triatleta que se le perdió el iPhone y a otro, italiano, que se había dejado el material de natación en el hotel y atención… ¡la organización había ido a por él! Impresionante.


Tras salir de la T1 me dirijo a la salida de la prueba, noto que me duele un poco la cabeza e intento buscar a Bárbara por si tiene algún ibuprofeno o similar, pero no tengo éxito. Supongo que sería tensional y esperaba que durante la prueba se me pasase. ¡Me cachis…! Hasta ahora todo iba perfecto.

La gente empieza a acercarse a la salida. Hay varios cajones para que cada uno se coloque según la marca que tiene prevista hacer. Mis cálculos fueron en 1:10 así que allí que me metí.


Justo antes pude ver a otro youtuber, Pitufollow, haciéndose fotos con la gente. Ya sabía que asistiría por sus videos. Es otro de tantos que me han entretenido y evadido de las horas largas de rodillo. Ultratrailer, triatleta… le suele meter sobre todo a los deportes de resistencia, sobre todo a patas. No lo he visto ni nadando y apenas en bici. Esto es un Ironman, todos los dicen, no hay que perderle el respeto, a ver como acaba la cosa.


Por raro que parezca, es de las pruebas importantes en la que mas tranquilo estoy, siento que el trabajo está hecho y bien. No tengo presión. Solo quiero disfrutar. Si acaso mejorar marca, pero tampoco me obsesiona.


Salen los pro a las 8:30 en punto. A los mundanos aun nos quedan bastantes minutos. Es un buen momento para ver como trazan los pro y… ¡chorprecha!. Las boyas guías las van tomando todos a la derecha. Me parecía muy raro, normalmente se dejan a la izquierda, como la boyas de giro, que son las importantes y no se pueden tomar de otra forma (a excepción de la última que era a derecha).


Comienzan los grupos de edad y observo que hacen por si no he oído alguna indicación sobre el lado por el que hay que pasar las boyas guías. Y nada… unos por la izquierda, la mayoría, y otros por la derecha. Yo seguiré fiel a mi estilo. Prefiero a la derecha y nadar tranquilo.


Va llegando la hora y cuando voy a echar mano del gel… no había gel, se me había caído en algún momento. Segundo contratiempo del día. Espero que con el desayuno haya sido suficiente. La idea es hacer la natación a velocidad crucero con un puntillo más para que el desgaste sea mínimo y salgamos del agua como si no hubiéramos hecho nada.


La salida era tipo rolling start, cada 4 segundos salían 5 triatletas. Y allí estaba ya, en la fila de salida, delante de los jueces que mantenían los brazos levantados. Como en una carrera de F1, el sonido marcaba el tempo. Din, din, din, DIIIIING… Eran las 8:45:53 de la mañana, el juez que tenía delante había bajado los brazos y ahí comenzaba mi aventura. ¡Mi Ironman Vitoria-Gasteiz había comenzado!




El primer impacto con el agua no pudo ser mas agradable, no había calentado antes dentro, la temperatura era fresca por la mañana y no me gustaba la idea de permanecer mojado hasta que empezara la carrera.


Voy cumpliendo mi plan, buscando unos buenos pies que me ayuden a ahorrar energías e ir a buen ritmo, pero no encuentro ninguno. Creía que la gente en un ironman tendría mas consciencia que en una popular y por lo que estaba viendo, había mucha gente que no estaba nadando acorde al ritmo del cajón del que salió. Voy adelantando a gente, a bastante gente. Tan solo tengo a mi derecha a un triatleta que va a mi ritmo.


La primera boya de giro está lejos, muy lejos. No se alcanza a ver a ras del agua, solo queda guiarse por las boyas intermedias, por lo que procuramos mantenernos cerca de éstas.


Disfruto la natación como preámbulo de un buen libro, sin mas incidencia salvo un par de ajustes  de las gafas para evacuar un poco de agua que me entró, llegamos a la última boya y ya se empieza a ver la meta.


Unos minutos después, toco el suelo con las manos, es hora de ponerse en pie y subir hacia la T1. Miro el reloj 1:09. ¡Perfecto! Todo va según lo previsto. Me voy quitando la parte superior del neopreno mientras llego al avituallamiento donde aprovecho para beber agua. A mi derecha veo a Barbara que me sigue corriendo tras la valla mientras me da ánimos.


Buscando a Bárbara...

Llego a la T1 y pillo rápidamente la bolsa. Termino de quitarme el neopreno y cuando me agacho para recogerlo, veo allí tirado, en el suelo, el gel perdí… XD. Allí se iba a quedar. Me siento y pillo la barrita para ir comiéndomela mientras me preparo.


Calcetines, zapatillas, casco, dorsal…. Meto las gafas, el gorro y el neopreno en la misma bolsa. La vuelvo a colgar y salgo a buscar la bici.


Con las referencias que pillé la localicé rápido. La bici está completamente seca, los rayos del sol han hecho ya su trabajo. La bici que tenía al lado ya no estaba, por lo que pude sacarla inclinándola sin problemas por la escasa altura de las barras. Ahora tocaba correr con la bici unos 150-200 metros hasta el punto de inicio del ciclismo, en la carretera que bordea el parque.


Allí estaban lo jueces tras la linea, indicándonos que ya podíamos montarnos en las bicis. El publico de los laterales no paraba de animar. Me subo a mi cabra y tras 2 intentos, consigo clavar la cala en los pedales. Tras de mi oigo un “hostia” y una bici gris casi me adelanta, sin el ciclista. Tuvo que haber una hostia terrible pero no me atreví ni a mirar atrás.


Miro los vatios normalizados y veo que voy lanzado, muy por encima de mis posibilidades teóricas. Sé que no son mis números, pero voy tan agusto que me cuesta bajar el ritmo.


El circuito de Vitoria es rápido, muy rápido. Teóricamente se le considera llano, no obstante son cerca de 1500m + que gracias a sus muchos toboganes, se hacen muy amenos. Tan solo eran un poco mas duras la subida al embalse, que había que hacerla un par de veces, y otra mas pronunciada en la zona por la que se recortaba en la tercera vuelta. Esta última la recuerdo especialmente, a parte de por la pendiente, porque a esa hora el calor empezaba a apretar y estaba perfectamente resguardada del viento. Aun siento el calor azotándome en la espalda.

El primer avituallamiento fue sobre el kilometro 24, llevaba 3 botes, por lo que ese primero me lo salte, pero no me gustó un pelo lo que vi. Estaban sirviendo botellines de agua en vez de bidones. Espero que fuera algo puntual y que en los siguientes avituallamientos fueran bidones, porque si no, iba a haber que modificar la estrategia. 


¿A quien no le motiva este entorno?

Seguimos dándole a los pedales, comiendo y bebiendo. Sobre el kilómetro 45 siento una moto detrás mía, no se si serán jueces o reporteros, de todos modos, guardo precauciones. A los pocos segundo me adelanta la moto y se pone a mi altura: "Tarjeta azul por ir a rueda, que os vengo siguiendo hace un rato. En el próximo penalti box te tienes que parar".

¡¡¡¿Comor?!!! , me quedo flipando. Miro delante y el siguiente estará a unos 50 metros y a media altura de un repecho que quedaba a mi izquierda. Miro atrás y llevo a uno pegado... ¡no podía ser! ¿Me habían sacado tarjeta porque me estaban chupando rueda? Esto era nuevo para mi. Con toda mi estupefacción, le doy un arreón a la bici y me pongo a la altura de la moto en pleno repecho. En el reglamento ya indicaban que no se le podía discutir a los jueces, así que, con educación, le pido permiso para hablar.

-¿Que quieres?

-Una pregunta. ¿Si a mi me van chupando rueda, se me sanciona también?

-¿Que me estas contando?

(Se lo vuelvo a repetir)

- Mira... que me olvides- Y en ese momento le da un par de toquecitos en el hombro al conductor y acelera alejándose.


Manda huevos... Don legal sancionado no en una prueba cualquiera, ¡en LA PRUEBA!.

Indignadísimo, paso un avituallamiento buscando el penalti box que no encuentro. Unos kilómetros mas tarde, allí estaban. Me paro, y aviso a los jueces de que estoy sancionado. No hay nadie mas.

Ley en el briefing que durante la sanción podía comer y beber todo lo que tuviera encima, como no aclararon si era encima de la bici o del triatleta, pillo un par de barritas en la mano, las sales en otra y un bidón en la boca antes de bajarme. 

El juez se ríe, pero ante las dudas, mejor asegurar. Los del puesto de penalti eran mas simpáticos que la que me sanciono, que sinceramente, parecía que iba enfadada con el mundo.

Tuve que colgar la bici y a partir de ese momento esperar 5 minutos. Estuve comiendo y hablando y charlando con los jueces. 

Le pregunté lo que me había pasado, si aquello era normal (no lo era), también por el que habían sancionado conmigo que no estaba allí (y que me dijeron que ya estaba descalificado entonces)

Tambien pregunté si grababan con la tablet que llevaban para poder reclamar después. Algo perfectamente viable hoy en día. A lo que me dijeron que no... Era absurdo, hay gente que se puede jugar mucho con estas cosas y otros como yo que queremos salir con nuestros nombres limpios. Y es que manda huevos, sancionan al que frena cuando le adelantan para dejar la distancia de separación mínima. El que se lee todas las normas. El que llevaba el bolsillo del maillot lleno de envoltorios de barritas... en fin.


Paisajes de ensueño en el País Vasco

Durante mi comparecencia vi pasar a PituFollow, ya me había adelantado el youtuber. Lo que me sorprendió es que yo fuera delante de él. 

Terminaron los 5 minutos, me desearon suerte y me puse en marcha de nuevo. Encabronado, muy encabronado y con el potenciómetro chillando. Ya me imaginaba al Suescun diciendo en el grupo de whatsapp que habría pinchado porque me bajo la media bastante en ese segmento o a Bárbara imaginándome en una ambulancia. 

Llegando a Vitoria, el publico es mucho mayor. Veo en una curva a la gente de Al-Fanadic. Les grito: "¡Viva la gente de Córdoba!" jajaja. creo que no se lo esperaban y rápidamente empezaron a animar. ¿Quién coño sería éste? pensarían....

En la anteriormente mencionada subida a Landa, pude pillar al Pitufollow, creo que no iba bien, ya llevaba la espalda blanqueada en su oscuro mono y recordé lo mal que lo pasó en un triatlón cuando perdió las pastillas de sales.

Completo la primera vuelta, primeros 76 kms, vamos bien. Durante la carretera colindante al embalse busco a Barbara y la encuentro, le mando un par de besos y sigo... 

Siento un pinchazo debajo del pecho. El pulsómetro me está molestando, pienso... Voy a ajustarlo cuando caigo que por comodidad y para evitar rozaduras, no me lo puse. Pues será una etiqueta, rasco y sigo sin pararme a pensar, que ningún fabricante de equipaciones pone etiquetas en esa zona. Os dejo con la intriga hasta mas adelante...

El liquido empieza a escasear y es hora de ir reponiendo. Efectivamente, ningún avituallamiento contaba con bidones. Tiro uno que llevo gastado y cojo un botellín. Lo coloco en el porta bidón y antes de salir de la zona de avituallamiento, tras un badén, sale disparado. Me doy la vuelta con cuidado, recupero el bidón que tire y lo lleno con agua con ayuda de los voluntarios... Solo hay algo mas importante que el tiempo, ir avituallado. Y el agua es oro.

Empiezan a doblarnos los pros y vuelvo a entrar en el mismo tramo donde me sancionaron. El circuito empieza a masificarse por los doblados y es difícil mantener la distancia de separación. ¡Horror! oigo una moto detrás mía. No puede ser. Miro para atrás y antes de que me digan nada le enseño que voy sin pedalear y frenando para mantener la separación. Pasan de largo.

Paro en el avituallamiento especial, donde tenemos una bolsa para reponer las barritas. Los voluntarios fueron eficientes y me la encontraron rápido. Pero madre mía... cuando saqué las barritas... les había estado cayendo toda la solana y parecían papillas... en fin...

Ya iba siendo hora de ir cambiándole el agua al canario. Decido aguantar hasta donde estaba Bárbara para verla un rato y que ella viese que iba todo bien.

La localizo, freno y la pobre no sabía que estaba pasando. Vino a sujetarme la bici y le tuve que decir que no la tocara, no fuera a pasar algún juez y me volvieran a sancionar. Le expliqué la historia mientras me buscaba la churra y evitaba hacerle una lluvia dorada. No se si esto es mas indigno que mearse encima durante la prueba. Termino, le indico que ya no vuelvo a pasar por allí y que nos veíamos en Vitoria. Quedaban 40 kilómetros.

Las piernas ya no iban respondiendo tan bien. Aunque la velocidad si acompañaba y los vatios medios empezaron a bajar hasta situarse en los previsto

Y así sigo hasta tomar el deseado giro para entrar en Vitoria, dirección a la T2. Disfrutando del ambiente y de las sombras que daban los edificios y los arboles.

31 km/h de media, espectacular para mí. Muy contento y temiendo ver como responden las piernas, aunque ya hay ganas de correr. En cualquier otro entreno aislado de ciclismo hubiera hecho esto y estaría para el arrastre... La mente es maravillosa.

Un detalle distintivo de Ironman es que, cuando llegas a la T2, los voluntarios te recogen la bici y tu te despreocupas de ella. Comienza entonces la carrera alfombrada hacia la carpa de transición donde comienza la magia de Vitoria. Y es que el fervor del publico hay que vivirlo para creerlo. Gente que te grita por tu nombre habiendo sido ya el 500 o 600 que ha pasado por allí, ánimos y manos por todos lados. La piel se pone de gallina. 

Una vez en la T2, localizo rápidamente mi bolsa. Me siento en el banco para ir cambiándome mientras disfruto de ese pequeño descanso para afrontar la maratón. Zapatillas correctamente colocadas. Geles al cinturón. Sales que nos falten. Me enchufo la visera, cuelgo la bolsa con la equipación que dejo atrás y...  ¡a correr!

Nada mas salir de la carpa hay urinarios muy modernos con lo justo para esconder las vergüenzas y otros clásicos para palabras mayores. Voy bien de momento y puedo aguantar, por los que paso de ellos.

Subo la rampa metálica que te ahorra los escalones de la plaza y le doy al botón de lap en el garmin. A partir de aquí 42 kms y habremos acabado.



El recorrido consiste en 4 vueltas de algo mas de 10km por el centro de Vitoria. Mentalmente sabía que iba a ser demoledor.

Empiezo fuerte, mas de lo que debería. El reloj marca un buen ritmo, pero se que no es el mío. El calor empieza a apretar, tanto como los ánimos del publico, que insisto, hay que vivirlo para creerlo. 

Lo mejor eran los avituallamientos cada poco mas de 2 kms. Aprovecho para beber en el primero y coger una esponja para refrescarme (que duraron solo esa vuelta). Tras salir de la zona centro, hay una parte del recorrido que discurre por varios parques donde hacemos varias filigranas para cumplir con los metros. La siguiente parte del recorrido es por la zona universitaria. Es la mas dura psicológicamente debido a largas rectas con hasta 3 vas y vienes. Terminamos la vuelta volviendo a la zona centro y pasando por la plaza de España. Veo por primera vez a Bárbara, que me pilla por sorpresa, pero ya tengo referencia para saber donde está en las siguientes vueltas. Inicio la siguiente, rozando el pasillo de meta, aun quedan mas de 30 kms para tomar esa recta. En el reloj ya han pasado 55 minutos. El ritmo es el soñado y es la primera referencia real que tengo, pues por la altura de los edificios y la cantidad de arboles que hay en el recorrido, el GPS no funciona correctamente dando ritmos que no coincidían para nada con las sensaciones y los pasos por kilómetros. 


La primera vuelta fue la mas asequible por la novedad y las energías que habían. Las siguientes ya hubo que gestionarlas para poder llegar a meta. No quería andar durante el recorrido, por lo que hice el esfuerzo de correr de avituallamiento en avituallamiento, siendo mi premio el andar durante este mientras me avituallaba con bebidas (agua y coca cola, mucha coca cola). Salía del avituallamiento y vuelta a correr hasta el siguiente. Era brutal como pasabas de sentirte vacío a sentir que te volvían las energías. A mitad de cada vuelta hacia el esfuerzo de tomarme un gel y es que el estomago ya estaba asqueado y toleraba poco, pero había que hacerlo o morir. Casi acabando la segunda vuelta oigo una voz que me llama. ¡¡ Era Fernando !! El mejor peluquero de Peñarroya y todo un maquina que había llevado esto con discreción. ¡Que buena cara llevaba! 

Paso por la 2da vuelta. ¡¡Media maratón!! ¡¡ya queda la mitad!! El ritmo ha descendido un poco, pero vamos bien. En esta tercera vuelta aprovecho para parar en unos de los servicios que puso la organización. He aguantado demasiado hasta ahora y eso no es bueno.  Sobre el 4to avituallamiento doblo al youtuber PituFollow, cruzamos unas palabras, iba tocado. Aquí da igual que seas un máquina del ultratrail o lo que sea. No se le puede perder el respeto a la distancia, y si no la preparas, no vas a sufrir mucho, si no muchiiiisimo. Y he aquí la prueba viviente, como la de otros tantos zombies que fui adelantando por el camino, algunos tirados por el suelo, otros vomitando junto a un árbol, otros sentados en un banco...

Finalizando la 3ra vuelta, las piernas empiezan a acalambrarse. No ha podido ser por falta de sales pues la alimentación la estoy llevando bien. Logro alcanzar a Fernando y esto nos ayuda a pasar unos kilómetros agradables, charlar un poco y olvidarnos del cansancio. Antes de llegar al giro, me invita a adelantarme, necesita hacer su carrera y yo continuo con mi ritmo. ¡última vuelta... solo 10 kms... en una hora mas o menos dejaré de dar vueltas para cruzar la meta.


Dos Peñarriblenses en Vitoria. El 50% de los Cordobeses que se presentaron a la prueba.

Esta última vuelta fue la mas dura de todas. Iba bien de energías, pero la pierna derecha ya no daba mas de sí. Los calambres eran cada vez mas fuerte y me obligaron a parar varias veces para estirar. Mi charla interna era para con esa pierna: "Vamos... no me falles ahora", las secuelas mecánicas que me dejó una antigua lesión puede ser la causante de que esta pierna me esté fallando y la otra no. 

No me paro en el último avituallamiento, pillo un vaso con agua sobre la marcha. Quedan 2 kilómetros y ya no voy a fallar por una pájara. Los calambres son cada vez mas fuerte. Me obligan a pararme dos veces mas a estirar, pero ya todo da igual... voy a aguantar lo que me eche. Me quedan apenas 200 metros. Ya está todo hecho. Me acicalo para la tan deseada foto. Me giro la visera y aprieto el ritmo para poder entrar solo a meta. El dolor es cada vez mayor, tiro de la pierna buena y uso la mala solo de apoyo. 

Y allí llegué. Esta vez no hay  mas giros, tomo el pasillo de meta y disfruto el momento. Me voy para el publico a darles la mano, pero están mas reventados que yo y me hacen la cobra XD. Vaya cara tonto que se me quedaría. No pasa nada... ya esta hecho. Cruzo la meta y oigo la frase que todos esperamos:

"Victor M Revaliente... you are a Ironman!"


Esta es la pocker face que se te queda cuando te hacen la cobra.

Ya no hay dolor. Miro alrededor para inmortalizar el momento en mi mente. Me ponen la medalla. Ya está todo hecho.

11 hora y 25 minutos después, ya he finalizado el trabajo de tantos meses. Y lo mas importante. Ha salido todo bien.

548 de la general de 1910 corredores que tomaron la salida. Solo 1410 cruzamos la meta.


Ahora tocaba descansar y disfrutar de lo conseguido.












Leer más...

jueves, 4 de agosto de 2022

De pruebas por el Alto Guadalquivir.

Fin de semana donde nos salimos de las populares y de nuestra zona de confort. 

El sabado 30, Víctor probó suerte en la travesía de Montoro, prueba perteneciente al circuito provincial de natación en aguas abiertas:

"Tenía ganas de travesía, el año pasado me vinieron bien para ponerme al día. A esta prueba llegaba con incertidumbres, no por mí, si no por la organización. El bajo número de inscritos no presagiaba nada bueno, pero era peor la falta de información.

39 nadadores al cierre de las inscripciones y la información esencial de la prueba, como el punto exacto de salida y el recorrido, fue enviada por email a los participantes con menos de 24 horas de antelación. Por lo menos iba a poder nadar.

A la mañana siguiente tocó viaje hasta el embalse del Arenoso. El acceso hasta la zona de aparcamiento fue por un camino de carril y medio. Al llegar te preguntas que qué hubiera pasado si la prueba hubiera tenido éxito de inscripciones y hubieran tenido que meter 100 vehículos mas allí, pues, aun llegando temprano, tuvimos que aparcar en la cuneta.

La salida estaba a un paseo del aparcamiento, llama la atención encontrarse servicios portátiles. ¡Que nivel para una prueba con poca participación!

Lo que no se ve en pruebas de mas de 500 corredores, allí presente para 40.

Toca registrarse. Das tu nombre, te asignan un número y los dos chips para brazo y pierna. Acto seguido toca marcar tu número en ambos brazos y espalda. ¡ Veras después para quitártelo ! piensas... Por lo menos fui previsor y me eche el protector solar antes para no emborronarlo. 

En esta ocasión nada de revisión de uñas ni pulseras y dejan usar el reloj gps. Parece que la lógica ha ganado esta ocasión.

Antes de empezar calenté un poco y tome referencias de las boyas que estaban... a tomar por culo... Tanto que tras el briefing la gente se quejaba de que iban a salir mas de 3000 metros, pues tras llegar a la tercera boya tendríamos que volver a la segunda en vez de dirigirnos a meta.

Haciendo un Pataky.

La salida tocó desde dentro del agua, tras corchera. Suena la bocina y a nadar... y ¡como nada el personal! no llevábamos ni 100 metros y ya se me habían escapado todos salvo a 2. Y no quería ni mirar para atrás porque tenía la sensación de que iba el último.

Momento briefing.

Boyas muy lejanas que unido a los cruces de las embarcaciones que acompañaban a los nadadores, complicó la visualización de éstas tras cada giro. Menuda pechá de nadar que nos metimos, aquello parecía que no se acababa nunca. Al final solo tuve a dos nadadores como referencias a los que le aguantaba el ritmo aunque se encontraban a unos 30 metros de distancia. Ya dirigiéndonos a la penúltima boya tuvimos que tener cuidado con no chocarnos con  algunos de los nadadores que venían de vuelta, pues la antepenúltima boya hacia también de última. Algo que se hubiera solucionado con una boya mas o recortando el recorrido y tirando para meta desde la penúltima.

Aquí no daban, gorros. Menos mal que me dio por echar uno. Eso sí, los que se veían imponían. Selección Andaluza, Española, clubs de natación...

Llegando a la última boya pude alcanzar a uno de los nadadores que tenia a vista aunque no adelantarlo. No había comprometida mas posiciones, así que no eché el resto. A llegar a la orilla, que era de salida accidentada, me costó un buen instante ponerme en pie, fue una paliza. Cuando paré el reloj me lleve un susto. Me salía a 2:20 los 100m. y casi 3100 metros. Tenía que haber un error, pues el ritmo que intente ponerme era mayor que el del Ironman y fui bastante constante. Los otros nadadores comentaban que había salido unos 3500 metros. pero aun así no fue el resultado esperado. 

Es impresionante el nivel de los que son nadadores al lado de los mundanos que practicamos multideportes y que por desgracia no disponemos de infraestructuras cercas para disfrutar y mejorar la natación (y este año ni pantano...). Al final 24 de la general y 6to de la categoría, que suena mucho mejor que decir que quedé 9º por la cola XD. 

Observando las boyas al acabar... ojú que lejos estaban...

Resumiendo, esperemos que se pongan las pilas en la promoción del circuito, aunque conlleva mucho trabajo invisible, no son capaces de explotarlo, promocionarlo y hacer que las pruebas sean un éxito.

Cuanto me acordé de las 2 travesías que organizamos con la sección de triatlón del club, Peña-Roja, donde luchamos y promocionamos muchísimo la prueba con cartelería, videos promocionales con consejos, páginas webs, redes sociales y hasta mensajes de apoyos de famosos como la medallista olímpica Lourdes Mohedano, la cantante Lorena Gómez o Dabiz Muñoz, no el nuestro, el que cocina con picante y tiene de novia a la Pedroche. Y aun así costó llegar a los 100 inscritos y dándonos con un canto en los dientes por ser un deporte con muy baja práctica en la zona.

El recorrido real según el GPS y las referencias visuales. Al final salieron unos 3500 metros

Como la organización se imaginó que iba a ser el recorrido que nos mandó unas horas antes de la prueba.

En esta prueba, creo que puedo afirmar que había el mismo número de voluntarios que de participantes. Ya dejo de dar la tabarra y damos paso a Chamue, que al día siguiente lo tuvimos justo al lado, en Marmolejo (Jaén), haciendo su segundo triatlón."


TRIATLON DE MARMOLEJO: No hay mal que por bien no venga.


Después de una mala malísima natación en Belmez por culpa de la falta de entrenos en aguas abiertas (era la primera vez en años que volvía a meterme en el pantano) , llegaron en marmolejo las buenas sensaciones en el agua. 

Con esos brazos, pronto lo fichan en los Vengadores.

La falta de entrenos, y la falta de metros en agua abiertas me dejan con la opción de que si sales del agua vivo date por satisfecho… y si sales, en la bici y la carrera el mono pide caña, pues caña al mono.


Arriesgando el perineo en una frenada al llegar a la T2

Unas buenas sensaciones en natación… pero cuando sales del agua te encuentras una transición de unos 600 metros con más pendiente que en el peñón… jaaaa.

Cogemos la bici…. Y hay que recuperar lo que en la natación se pierde… hasta el punto que te bajas a correr y te preguntas…. ¿ Quien mata ahora a esta rata? 🐀 

Esta vez, había aprendido la lección y llevé las zapatillas con los condones elásticos. Se acabó el enlazar.

Condones by Sushi.

Buenas sensaciones también en bici y en la carrera a pie dar lo poco que quedaba en el cuerpo.

Por lo general MUY CONTENTO y con ganas del 28 de agosto para el calima. 

Eso sí, ya se podían haber currado un poco mas la bolsa del corredor, que por mas de 30€ te dan un bidón para la bici pequeño y que tiene pinta que te va a saborizar el agüita durante meses.



Al final: 91 de la general, 36 de la categoría. Con la carrera a pie como mejor sector y siendo una prueba perteneciente al campeonato de Andalucía. 

Seguimos 🤘🏼🤘🏼


Fotos de la travesía by D.CUESTA: https://www.instagram.com/d.cuesta_photography/?hl=es

Fotos del Triatlon de Marmolejo by: Federación Andaluza de Triatlón.

Leer más...

viernes, 29 de julio de 2022

We Are Ironman (Parte 2)


 

Después de casi 10 horas de viaje, llegamos a Vitoria, en la ciudad ya se respiraba el ambiente a Ironman... cartelería, gente con sus cabras, corriendo... Lo primero que hicimos fue ir a hacer el checking de la prueba para poder dedicar el sábado completo a preparar y dejar el material en su sitio. Plaza de España en el Google Maps y a seguir el camino. Giras la calle que regenta la impresionante catedral de Vitoria y sigues la comitiva de triatletas y familiares que van a recoger sus dorsales. Ya quitas el GPS y te dejas llevar. 

Ves primero la carpa con la tienda de productos de Ironman, los nervios van en aumento, no quieres mirarla, a la vuelta ya le echaras un ojo. Y es en ese momento, cuando entras en la plaza de España y ves el arco de meta y todo el tinglado y el ambiente que hay allí montado cuando se te hace un nudo en la garganta, se te eriza el vello y flipas... flipas mucho. Tanto tiempo... tanto esfuerzo y aquello que imaginabas ya estaba ahí. Disfrutas un poco y a por el dorsal, que lo daban en la carpa que estaba justo al lado. 



Tras comprobar la licencia federativa, te diriges al primer puesto que estaba libre y tras verificar el DNI, te imprimen el dorsal allí mismo. Esto es otro nivel. Los números son dados secuencialmente. El nuestro, 1402, bonito número, me recordaba al código postal de mi pueblo, mola.

La voluntaria nos coloca la pulsera con el código de identificación que deberemos llevar hasta que finalice la prueba (aunque todos sabemos que será cuando se caiga a pedazos). También nos hace entrega de la característica mochila IRONMAN, el gorro de natación y las bolsas para la T1, T2 y la ropa de calle.

Ahora a disfrutar de lo que se cocía en el centro de Vitoria. Foto reglamentaria en el photocall, refresco en la terraza que había justo en la meta y a disfrutar del briefing y la entrevista con los pros en la que te das cuenta que lo de ser llorón es tan de triatletas (y los que practican por separado cualquiera de sus modalidades) como los tatuajes. Allí ninguno había entrenado... ¬¬


Después del refrigerio toca paseo por la tienda de Ironman. Flipas con los precios, es algo normal, esto es un deporte de ricos en una prueba para ricos. Y los cabritos saben cómo picarte... camisetas con el logo IRONMAN hecho con los nombres de todos los inscritos... ¿No te la vas llevar? Son solo 30 €... Después sigues mirando y.… wala... pedazo sudadera con gorra con el mismo logo... 60€ pero ya puesto, mola más que la camiseta... Talla M agotada... ¿Veis como saben vender? encuentro una L y no me queda mal... para la saca... no mires más... no mires más... Mierda! he mirado una visera que pega con la equipación de A 8000... 25€ menos XD. Vámonos al hotel.



El hotel se encontraba a 3 km del centro. En los otros 2 intentos de hacer el IRONMAN tuve que pillarlo en Miranda del Ebro, a 33 km, pues los precios de Vitoria eran prohitivos. 400-2000€ la noche. Este año cuando fuimos a reservar el mismo, chorprecha, se ve que se enteraron de lo que pasaba en Vitoria ese finde y subieron los precios el doble. Ofuscado, eche un vistazo en Vitoria y... chorprecha!, Encontré un hotel a mucho mejor precio, se ve que no se enteraron de lo que pasaba ese fin de semana. Dios provee. 

Cena en el mismo hotel y a descansar para el día 2.

Sábado 9 de julio. Te levantas, desayunas y a preparar el material. Compras de última hora como cinta aislante para fijar algunas herramientas y a preparar la logística. De 2 a 3 horas revisando material, organizando en la mesa de la habitación, quitando, poniendo... no puede fallar nada. 



Colocas las pegatinas en el casco, la bici, las bolsas para las transiciones. Echas cuenta del número de barritas que te van a hacer falta para la primera parte de la bici y las que recogerás después en el avituallamiento especial de la bici. Dicho avituallamiento es accesible hasta 3 veces durante el segmento de bici y en él, puedes dejar una bolsa con comida y material que te haga falta. En nuestro caso, nueva recarga de barritas y una cámara extra por si las moscas, nunca se sabe. Y es que es tanta la cantidad de alimento la que hay que ingerir durante una prueba tan larga que, en mi caso, no hay forma de llevarla toda en la bici. Y sí, los pros se apañan con geles que condensan más calorías en menos espacio, pero nos conocemos y sabemos que al final acabas asqueado de tanto gel. Mejor reservarlos para el final.



Revisas la habitación por última vez y acordamos ir al pantano el coche para que Bárbara reconociera la forma y viese donde podía aparcar y moverse al día siguiente. Decisión acertada. No obstante, la organización ponía autobuses hasta Landa cada ciertas horas según el número de dorsal y un camión donde te transportaban la bicicleta.

GPS hasta el punto de salida del Ironman y a disfrutar del paisaje. ¡Que verde todo y cuanta frondosidad!

Llegamos a Landa y conseguimos aparcar bien. Aquello era un hormiguero. Sacamos la bici, casco y la bolsa azul que correspondía a la T1, la transición que pasa de la natación a la bici. En esta bolsa coloqué las zapatillas para la bici, los calcetines, el casco, portadorsal y una barrita de las "tochas" para ir tomándola mientras me cambio. Después de un paseo bastante largo, llegamos a la zona de entrada de boxes. Vaya ambientazo y vaya entorno el del embalse de Landa. Es impresionante. Césped natural y un agua cristalina. Infrastructuras por todos lados, socorristas, kioskos, piscina natural para los niños... IMPRESIONANTE. 


Antes de entrar a boxes nos revisan el casco, comprueban que las pegatinas y el dorsal estén en su sitio, nos escanean la pulsera y "palante".


Somos de los primeros en llegar, hay unas 14 calles con posiblemente mas de 100 metros de caballetes cada una. Buscamos la que corresponde al rango de nuestro dorsal. Es la 6 negra (2 calles por línea de caballetes). Hemos llegado pronto y aun faltan muchas bicis. Hay que tener en cuenta que las de las últimas filas subirían sobre las 18:00 al autobús para llegar hasta allí.

Buscamos nuestro número de dorsal mientras nos deleitamos con las máquinas que hay por allí ¿Cuánto dinero habría allí al final del día? Mejor no saberlo…

Colocamos la bici con algo de dificultad, las vallas no son muy altas y tengo que inclinarla ligeramente para poder pasar por debajo del larguero y sujetarla con el sillín. Punto a tener en cuenta cuando toque salir de la T1 y más teniendo en cuenta que por culpa del bidón del sillín será mas complicado. Esperemos que alguno de los que estén al lado salgan antes que nosotros XD.



Le echamos un ultimo vistazo a la cabra, piñón medio para salir sin dificultades y desinflamos un poco las ruedas. Ya vivimos en el Half de Sevilla como explotaban por llevarlas infladas al tope y darle toda la solana. Aunque desde entonces  ha habido la moda de bajar varios puntos la presión, preferimos asegurarnos. Al día siguiente tendremos bombas puestas por la organización para dejarlas a la presión deseada.

Hace viento, no mucho pero el suficiente como para que las bicicletas bailen y es aun temprano, por la tarde hará más. La organización va a tener trabajo recolocando bicis… Crucemos los dedos para que no pase nada.

Cojo referencias con el entorno para localizar fácilmente la máquina y me dirijo con mi bolsa de transición hasta la carpa de la T1. Al entrar observo que hay una zona “tapada” dividida en hombres y mujeres para los que quieran hacer un cambio integral de vestuario. El fail de la organización es que han usado una tela como la que se usa en el vallado en una prueba donde se sabe que va a hacer viento, ósea, agujereado. Hay un hombre cambiándose porque viene de nadar y se le ven hasta los tatuajes… Voyeur aproved!.



En la carpa hay varias bancadas para poder sentarnos mientras nos cambiamos. Tenemos que dejar nuestra bolsa en el gancho que tenga nuestro número. Reviso el material por enésima vez, la coloco en su sitio y vuelvo a buscar referencias…. La segunda viga y la estantería de la derecha. Disfruto un poco mas el momento y salimos de la T1 para ver ese pedazo de embalse que tienen en Landa.

Vemos donde está la llegada y la salida, las boyas aun no están colocadas, pero se intuye que tendremos que llegar hasta donde nos alcanza la vista. Vaya agua, transparente al 110% y de chinatos, como a mí me gusta. La toco, la temperatura es perfecta. Mañana disfrutaremos.

De camino de vuelta hacia el coche nos cruzamos con Rafa Moreno, el triatleta de Al-Fanadic del que tanto había hablado el mister. Aprovecho para saludarlo y mantener una agradable charla, junto a su compañero Rafa Ortega. Casualidades de la vida, teníamos aparcado los coches uno detrás del otro.

Volvemos a Vitoria y paramos en uno de los parkings públicos cercanos al epicentro de la prueba. Cogemos nuestra bolsa roja que contiene lo necesario para la maratón, la naranja con el avituallamiento especial y nos ponemos en marcha, pero no a la T2, si no a comer. Ya casi son las 15:00 y hay hambre, mucha hambre. El destino nos lleva a una taberna muy de vascos y donde comimos como vascos. Aun recuerdo esa musaka de carrillada y la media lubina que me zampé.

Una vez saciada la necesidad vital, ponemos rumbo a la T2 y tras una serie de vueltas, allí apareció. La carpa era muy similar a la de la T1, al entrar, nos miran la pulsera y que la bolsa tenga nuestro número de dorsal. Dejamos en un puesto la bolsa naranja y en la carpa grande la roja, no antes sin revisar por ene-enesima vez el interior… zapatillas ok, calcetines extras ok, pastillas de sales ok, geles ok. Todo bien, todo correcto. Lo dejamos en su gancho, vuelta a tomar referencias y dirección a la salida donde nos dan el chip que tendremos que llevar durante la prueba.

Ahora sí, ya estaba todo el trabajo hecho. Disfrutamos de la Ironman Village, del entorno un poco más y de vuelta al hotel. A las 20:00 me gustaría estar cenando y a las 21:00-22:00 durmiendo.

Tras llegar al hotel, me doy un salto al Mercadona que está cerca del hotel, en el puesto de comida para llevar coincido con mas triatletas, entre ellos un inglés con el que establezco una conversación, lo típico: ¿Cuántos half y full llevamos hechos? ¿Si hace calor en Córdoba? ¿Cuánto tiempo planeo hacer?  Tras quejarse de la temperatura la muchacha que nos atiende nos informa que lo de la temperatura de estos 2 últimos días es algo extraordinario, que hacia 2 días estaban a 10 grados de máxima. No me preocupa, es mi ventaja. Fui previsor y si habéis visto a un personaje corriendo a las 17:00 por las calles de Peñarroya, ya sabéis quien podía ser. Había que aclimatarse.

Se despide el compi y es mi turno, pido arroz mixto, tiene buena pinta. Llego al hotel, son ya las 20:00 no es que tenga mucha hambre, pero vamos a ceñirnos al plan. Me como casi toda la ración de arroz mas algunos trozos de empanada de atún. Finalizo con una mousse de proteínas y al sobre. Creo que en la vida me había acostado tan temprano. Mañana es el gran día. Tanto tiempo esperándolo y ya estaba ahí.

 

Continuara…
Leer más...