martes, 11 de febrero de 2014

MERRELL BARE ACCESS 2




Llevaba corriendo desde hacia varios meses con las zapatillas menos lesivas que tenía. Unas Kalenji traileras, que aún haciéndome ampollas en las caras internas de los pies, las seguía prefiriendo a las Reebok Zigzag (estas son para echarle de comer a parte). 

Llegué a un punto de inflexión donde tocaba buscar nuevas zapas, pues aun habiendo hecho ya callo, en tiradas largas seguían haciéndome daño y se me cargaba la planta del pie izquierdo. Fue entonces cuando tras ver todo lo que hace @valentisanjuan decidí que tenía que pillarme las mismas zapas, por suerte publicó VLOGs sobre minimálismo y sobre las zapatillas que tenía y ya me convenció completamente. Ya no solo me iba a pillar unas buenas zapatillas, si no que iba a abrir las puertas a un nuevo mundo, el del minimalismo. 

No voy a hacer una tesis sobre el minimalismo, simplemente comentaros que la tendencia es a ir corriendo como si fuéramos descalzos, como nuestros antepasados. En realidad viene a ser la forma mas natural de correr y consiste básicamente en ir apoyando las pisadas con las zonas delantera o media del pie en vez de con el talón. Esto hace que la pierna amortigüe mejor el impacto de la pisada de forma que prevenimos lesiones, mejoramos ergonomia y economía de carrera. La cara oscura es que entran una serie de músculos (sobre todo de la zona de pie, soleo etc...) que no estamos acostumbrados a forzar, lo que provocará agujetas de caballo. Lo recomendable es ir adaptándose poco a poco. 

Suela Vibram de gran duración

Una vez entrados en materia paso a hablar de las Merrell Bare Access 2. ¡Ojo! el siguiente post no está escrito por un "pro" si no por alguien que se puede decir que se está iniciando, lo enfocaré pues desde un punto de vista simple e invito a los entendidos a corregir y dejar comentarios en este post.
Lo primero que me sorprendió fue su peso. Decir que son ligeras es quedarse corto, creo que no llega a 200 gr. En segundo lugar, la calidad de las zapatillas. sin costuras interiores, buenos acabados... Y en tercer lugar, la comodidad una vez puesta, con una parte delantera ancha que da libertad a los dedos y te hace sentir libre. En los primeros trotes, ya te das cuenta de que esto es otra historia. Estamos hablando de unas zapatillas con drop 0 (diferencia de altura entre puntera y tacón) y con 6mm de suela ( son minimalistas, pero no te iras clavando los chinatos como con otros modelos más radicales). No tienes que saber correr de forma minimalista pues será el propio cuerpo el que te diga como hacerlo. La pisada se adapta rapidamente a la nueva forma de correr y en principio el cambio no es tan dramático. 

Tras una primera salida de 5km sobre terreno blando, vino la sorpresa. Hasta aquel día, no ha habido zapatillas que una vez estrenadas no me hayan provocado rozaduras. El pié quedó impoluto, fue una alegría descomunal. El punto anecdotico fue al dejar de correr y ponerme a caminar... ¡parecía que andaba como un pato o un pingüino! señal de que había corrido correctamente. Las piernas estaban frescas, al acabar la carrera las sentía mucho mejor de lo habitual, pero no me libré de las esperadas agüjetas. Las zapatillas están preparadas para usarlas sin calcetines, algo a lo que soy reacio, pero en una salida con un calcetín tomatero, decidí prescindir de ellos y correr descalzo. Solo decir que 0 rozaduras y 0 molestias. 


El siguiente paso tras una serie de salidas fue probarla sobre asfalto, en salidas en las que iba incrementando la distancia... 8... 9... 11 km... Sobre este tipo de suelo la carga muscular se incrementaba notablemente, sobre todo en los gemelos. 

La última prueba realizada hasta ahora ha consistido en hacer pendientes sobre asfalto. Tengo que decir, que aún no he encontrado la forma cómoda de afrontar las bajadas y que fue el día que mas se cargaron mis piernas. Al día siguiente tenia agujetas en las plantas de los pies. 

He de decir que al par de días empecé a notar molestias justo en un metatarso que me rompí hace tiempo y que hasta entonces no había tenido, han durado unos 3 días. Seguramente debido a un exceso de carga y kilometrajes con este calzado, por lo que recomiendo que el proceso de adaptación debe ser poco a poco.

¿Es el minimalismo la solución a todos los problemas y el futuro? No creo... Quizás con una adaptación adecuada puedas correr mas cómodo y veloz que corriendo de talón. Mi opinión personal a día de hoy es que lo ideal es ir alternado ambos tipos de calzado de forma que tengamos a punto todos los músculos posibles de las piernas. Creo que para distancias largas las Merrell están mas que probadas, contando que hay salvajes que han hecho con ellas 10 dobles maratones seguidas entre otras locuras... para pruebas mas rápidas aún optaría por zapatillas amortiguadas.

Sigo con el proceso adaptativo con el que espero llegar a la media maratón Espiel-Belmez (La Rompepiernas) primer gran test para las Merrell. Este post sigue abierto para futuras notas, opiniones, aclaraciones, ya que no he sido el único A8MIL que se ha hecho con unas...

VICTOR M. REVALIENTE #retodebuttriatlon

4 comentarios:

  1. Muy buen post, yo voy a probar también con unas zapas de estas a ver. No se si seré capaz de hacer una media maratón con ellas pero para entrenar otros músculos ira genial.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Buenas Victor.

    Tampoco soy un hacha en este tema, pero he leído algo al respecto.

    Desde mi punto de vista y desde mi "lesión", estoy probando con eso del "barefoot" o "midfoot" desde hace meses. Mi intención no es llegar a correr con cero drop, y menos en montaña que es lo que hago, pero si, utilizar este método, llamémoslo así, como fortalecimiento y mejora en la carrera a pie.

    Para mi gusto Victor, has pasado de 0 a 100 en muy poco tiempo. Yo hubiese hecho una adaptación (de meses, incluso un año), pasando por un drop de 6, 4 hasta llegar al 0.

    En mi primer intento de acercarme al minimalismo "la cague", pase de un drop de 10 u 11mm no recuerdo (New Balance 810) a unas de 6 mm (Asics Gel Fuji Es), el resultado no me fue muy grato, empecé compitiendo directamente sin haber hecho una transición y entrenos con zapatillas de menos drop...lo deje, demasiadas molestias. El segundo intento empecé con un drop de 10 mm y pase a uno de 6 mm, este fue más gradual y certero (me llevo unos meses).

    Mi intención es acercarme a un drop de 4 mm para entrenamiento de calidad y fortalecimiento, y luego a la hora de competir o hacer tiradas largas por el monte utilizar zapas con un drop de 6 mm, creo que menos me haría daño por los terrenos que me gusta correr. Y como corrección de la pisada, estabilidad natural del pie y fortalecimiento usar para caminar un drop de 0 mm con la mínima suela posible, ya que de este modo no perjudicaría a mi lesión de talón, andando los impactos son muy reducidos.

    Actualmente entreno tiradas largas con unas zapas de 10 mm (Gel Fuji Trabuco 1) y entrenos de calidad (series de cuestas o series de 2500 en terreno irregular) con unas zapas de 6 mm (K Swiss de triatlón).
    Ahora empezaré con unas de 4 mm, las Pure Grit de Brooks.

    Pues eso, yo me lo tomaría con más calma, e intentaría pillarme unas zapas intermedias, por ejemplo de 4 mm. Ayudarás a que los músculos implicados no sufran más de la cuenta en todos los meses de transición hasta que la pisada se "corrija".

    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Se me olvidaba...yo me centraría en trabajar el "natural running", como fortalecimiento y mejora de la carrera a pie, y me olvidaría (de momento) del "minimalismo". O lo que es lo mismo, y queda más técnicamente dicho, lo nuestro sería el "midfoot" y no el "barefoot".

    Bueno, sigamos experimentando, que hay que darle de comer a los fisios.

    ResponderEliminar
  4. Quizás me precipité a un paso tan bestia. Leí bastante sobre minimalismo, tanto artículos que hablaban bien como mal. El caso es que tenía ganas de experimentar, y hasta que llegue la hora en la que esté adaptado completamente, para mí son un juguete, una motivación más para salir. Pocos kilómetros y escuchando mucho a las piernas para pisar bien o dejar de correr si ya es suficiente.

    Y no creo verme corriendo con calzado minimalista por terrenos traileros... como escuche por ahí... "minimalista sí, pero no boludo..." Aunque nunca se sabe...

    Por último, creo que estas zapatillas son unas excelentes testeadoras post-lesiones. Me explico: Hará 2 años y medio me rompí el quinto metatarso, extremo distal del peroné, fisura de astragalo y algo más. Tras recuperarme del píe, aparecieron molestias en la rodilla contraria por forzar la pisada para evitar el dolor. Rotula desviada (por suerte mucha bici y ejercicios varios la pusieron en su sitio). Con las Merrell, el único pie en el que tengo molestias es el que me dañé, señal de que mi pisada no había acabado de ser normal y/o las musculatura no había recuperado su estado pre-lesión.

    ResponderEliminar