viernes, 10 de junio de 2016

I Triatlón Olímpico de los Pedroches



1er Triatlón olímpico que se celebra en la provincia de Córdoba. El hecho de atreverse con esta distancia (1,5-40-10) implicaba un reto, ya no solo a nivel organizativo, si no también, al participativo.

El triatlón es un deporte exigente que requiere de bastante preparación física. Todo el mundo lo tiene facil para correr, casi todos se pueden permitir una bicicleta y rodar, pero nadar... eso ya tiene mas dificultades. Y si todo lo unimos, pues ahí tenemos el reto del triatlón.
Una distancia sprint es asequible para debutar, pero si le doblamos el kilometraje son menos los valiente.

No se llenó el cupo pero 104 participantes para una primera edición, y teniendo en cuenta la distancia, es una buena cifra.

A nivel logístico se contaba con el embrollo de que la prueba empezaba en un sitio (Embalse de la Colada en el Viso) y acababa en otro. ( Pozoblanco). La organización lo solventó con 2 autobuses para transportar a los participantes y un camión que transportaría las bicicletas. A pesar de ello, muchos optaron por dejar los coches en el embalse para que lo acercaran a recogerlo al finalizar la prueba y otros hasta fueron calentando desde Pozoblanco hasta el embalse en bici.
Las cajas de la t1 se convertirían en guardarropas por lo que podías dejar al salir de la natación lo que te hubieras llevado para prepararte (neopreno, gafas, macuto....) 

El dorsal se recogía en Pozoblanco, junto a la piscina municipal. La bolsa del corredor no pudo ser mas completa y mas teniendo en cuenta el bajo precio de las inscripciones. Camiseta, bolsa de patatas, embutido, gel, descuentos y hasta ¡una mochila de hidratación!. 

Ya en el pantano a escasos 15 minutos de comenzar la prueba, los jueces prohibieron el uso de neopreno, y se cambio el sentido de la natación porque la que iba a ser la primera boya no se veía desde la salida.

A las 10:04 se dio la salida. El circuito era a una vuelta y clavaron la distancia (1500 metros). Nada mas salir del agua había que afrontar una fuerte subida hasta llegar a la t1.

En el segmento de bici, destacar que al no ser un circuito cerrado, el desnivel positivo no iba a coincidir con el negativo. De hecho, el desnivel pica hacia arriba alcanzando los 350m+ en los 37 kms del recorrido. A destacar la cantidad de voluntarios, en cada cruce había alguien. También el público que animaba en los pueblos por donde íbamos pasando ( El Viso, Dos Torres, Añora..)
El rodaje en bici finalizaba con 2,5 kms de recorrido urbano por las calles de Pozoblanco hasta llegar a la piscina municipal, donde se encontraba la t2.

La carrera a pie constaba de 3 vueltas, con alguna que otra subida y bajada interesante. Gran ambientación por las calles de Pozoblanco donde todo el mundo animaba. El calor se hizo llevadero gracias a la excelente colocación del punto de avituallamiento. Contar con 6 avituallamiento para 10 km es un lujo, y más si tenemos en cuenta que tenían de todo y hasta el agua estaba fresquita. Al acabar el circuito, los voluntarios te daban una pulsera de goma para saber cuantas vueltas llevábamos.

Y al finalizar la carrera los triatletas teníamos de todo: fisios, tienda, fruta, gominolas, refrescos, pasteles, sandwich... ¡hasta polos! Todo ello rodeado de un ambiente buenísimo.

La fiesta no acabó ahí porque después de la entrega de premios hubo hasta un concierto.

Ese día los Triatlón Peña-Roja estabamos repartidos y solo Víctor pudo participar:


"He disfrutado como un niño, todo lo mal que se me dio el triatlón de Orellana de hace 2 semanas, en este me ha salido bien. El hecho de prohibir el neopreno creo que me benefició. Me agota demasiado. Pude nadar tranquilo, tomando la zona exterior y me abría en los giros para evitar las aglomeraciones. Disfruté nadando y sin agobios. La bici me costó mas. En los 2 primeros grupos que me acoplé perdí la rueda por dar el relevo. En el tercero me quedé atrás y pude mantenerlo hasta la T2.
En la carrera a pie, me dio un tiron en el cuadriceps derecho al ponerme las zapatillas, pero pude aguantarlo durante la carrera sin apenas molestias. Cuando empiezo la primera vuelta escucho al speaker nombrarme y darme animos ( ese Pepe ¡que bien lo hizo! ...) lo que me dio un chute de energía. Al poco rato tuve que pararme a recolocarme el chip porque me estaba haciendo daño en el tobillo. 
Mi estimación rondaba las 2:45- 3 horas, pero pude acabar en 2:26:03. Puesto 53. Nuevo record en Olímpico, y muy buen sabor de boca el que me dejó los vecinos de Pozoblanco. Lo han hecho del 10 y la recompensa la tendrá en próxima ediciones porque con esta os habeis consagrado. Gracias por el día que me hicisteis pasar. El año que viene más".

No hay comentarios:

Publicar un comentario