jueves, 14 de abril de 2016

12ª Maratón MTB Guzmán El Bueno




Este año le tocaba a la organización no fallar. La pasada edición había recibido muchas críticas por los participantes debido a las grandes retenciones que se habían sufrido durante la prueba. El objetivo de la organización en la presente era volver a darle a la prueba ese renombre que tanto había costado conseguir.

El MTB, la modalidad estrella de la Guzmán el Bueno, traía este año muchas novedades en su 12ª edición. Recorrido que no decepcionará a nadie. Aumento de la dureza. Con el eslogan de la organización “Toda la carne en el asador para que La Guzmán el Bueno sea la mejor prueba de MTB en 2016”.
La prueba reina de la Guzmán el bueno contaba con 1500 participantes que iban a afrontar una distancia de 107 km y un desnivel de +1800 m. aprox.


En la modalidad MTB contábamos tan solo con la presencia de un a 8000, Miguel Ángel Rey que se enfrentaba por primera vez a esa distancia con mucha incertidumbre.  Su entreno más largo había sido 4 horas sin bajarse de la bicicleta y sus pretensiones era abordar esta prueba  en algo más de 6 horas.


Se tomaba la salida a las 10:15, en esta ocasión la organización había previsto una salida por cajones de preferencia. Los 500 primeros de la edición anterior tendrían ese privilegio. Medida también tomada para evitar las aglomeraciones de las ediciones anteriores. Este año como novedad los primeros 28 km. eran prácticamente llanos, para así conseguir que el pelotón se abriese antes de llegar a la primeras zonas técnicas. Era importantísimo estratégicamente llegar bien colocada trascurrido esa distancia para evitar dentro de lo posible los atascos. Decir que este año no han existido prácticamente retenciones y todas las medidas tomadas por parte de la organización han llegado a buen puerto.


Una vez trascurrido los 28 km iniciales comenzaba realmente la prueba. No enfrentábamos inicialmente a la cuesta de los escalones, para culminar el ascenso en la rampa conocida como la  arrastraculos. Seguidamente la prueba pasaba por las inmediaciones de Cerro Muriano para posteriormente adentrarse en el cuartel militar. Una vez dentro se pudo disfrutar de la parte más dura de la prueba, con un descenso vertiginoso y seguidamente de un ascenso con rampa de una elevada pendiente. La prueba llegaba a su punto culmen. En el km 53 se salía del cuartel militar,  las fuerzas de muchos participantes ya se veían mermadas, y ahora, tocaba afrontar la subida a los villares hasta la coronación al campo de golf. Tocaba aquí hacer un gran derroche de energía para afrontar la última gran subida. El campo de Golf se coronaba en el km 60. Quedarían aun 47 km pero lo más duro de la prueba ya había pasado. A partir de ahora consistía en conservar lo conseguido hasta ahora. En los km restantes quedaban algunas zonas duras, pero nada que ver con lo ya transcurrido. Una vez pasado el campo de golf la prueba se adentraba en el Arroyo Lucas, el paraje más espectacular de todas la prueba. Ahí nos encontraríamos con la zona más técnica de la prueba, y una zona de senderos muy rápidos. La prueba continuaría por Trassierra para descender de la sierra por la conocidísima cuesta de la Canchuela, conocida por todo aficionado a la BTT en Córdoba. Llegaba el km 78 y comenzábamos el descenso para concluirla en el km 97 en el canal del Guadalmellato. Destacar la subida de la Jarosa en el km 85 a mitad de descenso que se planteaba dura, dada el nivel de energía con la que llegarían los participantes.
Una vez llegado al km 96 podías considerarte Finisher a no ser que surgiera algún imprevisto. Tocaba hacer 11 km de llaneo con una pendiente ligeramente ascendente y con un leve aire de frente. Tocaba hacer el último esfuerzo, ya se veía Córdoba.



Miguel Ángel Rey entraba con un tiempo de 5:04:50 a una velocidad media de 21,10 km/h, y en el puesto 247 de la general. ¡RETO SUPERADO! Y con una hora por bajo de su tiempo previsto.

Destacar la gran organización de la prueba, y las instalaciones montadas para albergar la prueba. Prácticamente todas las infraestructuras de la que constaba eran instaladas por el ejército. Avituallamientos muy completos y una comida al estilo militar excelente.
En resumen un 10 para la organización. 

2 comentarios: