martes, 1 de julio de 2014

IV Travesía Valle de Iruelas, Ávila

Jorge, Joaquin y Pepe

Cómo contar mi vivencia en esta travesía?!.... Quiero empezar desde cero, desde que he retomado mi rutina deportiva. 

Todo empieza por mi amigo "compadre" Teo, que empieza a "comerme la olla", sólo un poco, que porqué no hago un poquito de deporte que me vendría bien para la salud y así también salgo de la monotonía...así que un día, cojo, me coloco unas zapatillas de deportes que tenía guardadas en una caja, olvidadas en el doblado de casa, cojo a mi perro Kenzo y empiezo a andar por el pueblo. Poco a poco me voy encontrando mejor, a los días me dice Teo que me ve con Kenzo, que porqué no me voy con él a hacer unas tiradas. Quedo con él y viene acompañado de un amigo en común (Carlos). El primer día que fui con ellos me costó un trabajo enorme seguir su ritmo pero poco a poco fui cogiéndolo y después de varias salidas con ellos empezamos a coger confianza en la marcha y mucha más en la amistad, quizás por esto último sea por lo que me alegre más de haber comenzado toda esta andadura.

A los pocos días de estar corriendo, Teo nos comenta que podíamos cambiar de disciplina, que podíamos ir a nadar...dicho y hecho!, nos fuimos a la piscina de Pozoblanco, al entrar en el agua las sensaciones fueron bastante buenas, no como las que recordaba ( en una época lejana, mi niñez, estuve dedicándome al mundo de la natación...), pero en general bien.

Continuamos nadando cada vez más periódicamente Carlos y yo y algunas veces también venía Teo y empezamos por los 2000 metros en hora y media.

Mi compadre, me comenta que él está en un club y que me podía apuntar con ellos y compartir las actividades de éste....no estaba muy seguro, ya que era muy precipitado, hasta que llegó un día en el que me agregaron en el chat (wasa) del club y a partir de ahí empecé a contactar y conocer a sus miembros.

Impresionante entorno

Un buen día, pusieron en el chat que iban a ir a nadar al pantano de "costa La Bellota" y....cogí mi coche y allí me planté, estaba Jorge (Gorge pa mi), Víctor y Manolo, hablando y hablando me entró el gusanillo de nadar en aguas abiertas y así empecé de con todo esto.

Jorge me comentó hacer una travesía, yo que pensaba que era por aquí cerca y en plan informal pues...me apunté, cual fue mi sorpresa que no era ni cerca ni en plan colegueo, era en Ávila y nada más que 5500m...uffff!

Bueno pues...me lanzo a la aventura....un poquito de compras, neopreno, gafas, aletas.... A los pocos días de esto, Jorge y Emilio van a nadar un poquito al pantano así que me apunto, la primera toma de contacto con este mundo y gracias a ellos consigo superarlo o por lo menos empezar a ello, ya que nadar con neopreno y en aguas abiertas no es ni por asomo parecido a una pisci que es a lo que yo estaba acostumbrado. La verdad que estoy muy agradecido porque me ayudaron a controlar la respiración y los agobios de no saber lo que hay ahí dentro....

Hablando de la travesía en cuestión, me dice Jorge que vamos Pepe, él y yo...aquí es dónde entra el "genio" del deporte. Nos conocimos en la pisci de Hinojosa, la impresión que me dio..."un tío por derecho". Le dije que me acompañase a entrenar en el pantano, ya que yo sólo había estado en piscina y no estaba muy suelto como para ir de ligerito al pantano, así que él se ofreció a venir conmigo, nunca he tenido un "no" por respuesta, si no era un día, era otro....

Así que después de entrenar tanto en piscina como en pantano, llega el gran día.....

Minutos antes de la salida

Salimos de "La Raña", como le dice Pepe a su pueblo antes recogí a Jorge del pueblo y...rumbo a Ávila. El trayecto estuvo muy muy entretenido, muchas risas y muchas anécdotas. Paramos en un bar de carretera (no recuerdo el sitio), comimos y continuamos la ruta, dirección El Tiemblo, la carretera malísima pero claro, era lo que marcaba el GPS. Una vez ahí, buscamos el sitio dónde nos quedábamos a dormir, un albergue que estaba cerca de la salida de la travesía (pa no andar mucho y cansarnos), que por cierto Pepe decía..." anda que no vamos a coger chinches en el albergue!" y para nada...todo muy limpio y acogedor. 

Cuándo llegamos nos dieron la habitación, dejamos el equipaje y todos los "apaños" de deportistas, geles, aceites, cremas, vaselina, frutos secos, dátiles.... Qué de cosas!

Después nos fuimos a recoger los dorsales y dimos un paseito para familiarizarnos con el entorno para el día siguiente. 

En la cena, la misma operación...(como lo mismo que ellos no vaya a ser que me infle de comer y mañana no nade ni 50 m), ensalada, bocata de tortilla y a dormir!.

Y....llegó el día 29 de Junio!...

Mi amigo Jorge diciéndome "chacho venga arriba que ya ha llegado el día"...ufff otro pellizco en el estómago. Nos levantamos, desayunamos (comí lo mismo que ellos), paseo por la salida para ver lo que habían montado, vimos la salida de 800m y pa la habitación a cambiarnos de ropa porque era nuestro turno. 

Nos cambiamos de ropa, aceites por un lao, vaselina por otro, cremas...todo un mundo desconocido para mi y nos dirigimos a la salida, el pellizco en mi estómago era cada vez mayor. Había mucha gente, unos nadadores y otros no.

Le damos las bolsas a un señor que había por allí sentado y nos guardamos los geles, Jorge y Pepe se los colocan en el pecho porque llevan traje sin mangas y yo en los tobillos, nos situamos en posición para comenzar y a los pocos minutos de estar allí, dan un toque de bocina que confunde al personal y salen a "toa pastilla " los primeros pero ésta fue nula y...vuelta a empezar. Mientras van llegando los nadadores me entra un estado de nervios increíble y hasta me planteo abandonar. Me siento de cuclillas para intentar bajar los nervios....


En unos minutos anuncian por megafonía que van a dar la salida...los 2 minutos más largos de mi vida, me pongo en pie a los pocos segundo de dar la salida y Jorge levanta la mano y dice.... "A DISFRUTAR!". Ahí pienso y porqué no!, se me relajaron los músculos, empecé a respirar bien y me fue entrando esa tranquilidad, de pronto siento una mano en el hombro que me dice...tranquilo que todo va a ir bien y como no!, es el amigo Pepe que con su tranquilidad y sonrisa te transmite esa confianza que tienes que tener. 

Continuamos nadando como podíamos ya que había un cúmulo de gente grandísimo hasta que nos fuimos dispersando, a Pepe lo perdí de vista pronto pero Jorge y yo fuimos la mayor parte del tiempo juntos, nos escoramos por la izquierda evitando al personal, trucos de un tío que tienes más tiros daos que la cantimplora de un vietnamita. Metro a metro iba pensando en lo que me dijo Pepe..."guarda balas para el final" y así lo hice, cogí un ritmo cómodo, el inconveniente, el oleaje...que pa ser un pantano parecía que estábamos en Tarifa.

Desde la salida hasta una islita había unos 1000m, ahí sabía yo que hasta que no llegase, no me iba a encontrar bien y entrar en calor y así fue, nos entrábamos muy bien. El siguiente reto eran los 1750m. Jorge y yo íbamos como he dicho por el lado izquierdo y cuando nos íbamos acercando, había un barco de avituallamiento, nos paramos a repostar... Problema...busco mis geles y no los encuentro, se me han perdio de los tobillos!, me entra el agobio, meto la cabeza debajo del agua y encuentro uno, me lo bebo y busco el otro que también anda por ahí y también me lo tomo y miro paa atrás y no veo a nadie y aquí me entra en pellizco competitivo y le digo a Jorge...."chachoooo aligera que vamos los últimos!", Jorge mi mira con cara extraña y me dice que para dónde estaba mirando porque detrás nuestro venían unas 300 personas....si es que...estaba mirando en dirección opuesta (soy novato en esto)!.

Continuamos dirección isla 1750m, Jorge (Gorge) se va despegando de mi, le ha dado un tirón en la pierna..nooo!, lo espero poquito a poco...se le va pasando y seguimos pero sigue quedándose atrás y me dice que tire yo sólo y así lo hice...fallo mío!, pero de los fallos se aprende (no se puede dejar a un compañero sólo por mucho que te pique el gusanillo competitivo...no somos Michael Phelps). Me voy acercando a las boyas y veo que una se ha desplazado mucho hacia la orilla del pantano, me paro y veo que la gente va recta...se ha movido la boya! y yo con ella....tengo que corregir mi trayectoria, llego y sólo quedan 1000m pa la orilla. 

Sigo y sigo y empiezo a adelantar a bastante gente ya que tenía balas guardadas gracias a mi amigo Pepe, sigo tirando y a 500m de la meta pierdo un tapón del oído. Me paro para buscarlo (pa quéeee, si estoy en un pantano!..pues no me acuerdo), continúo y veo delante mía un grupo de 20-25 nadadores y los adelanté a todos. Llegando a la orilla me doy cuenta que hay bastantes piedras y que hay que salir con cuidao, lo hago y.....META. RETO SUPERADO!

Me quitan el chip, me dan agua y melón y...a esperar a mis compis. No se el tiempo que tardaron pero primero salió Jorge, que al verlo me entró tanta alegría que lo saqué como un pescao del agua y lo cogí pa echarnos una foto y lo mismo hice con Pepe que ni lo deje que se quitara las gafas....era mucha alegría la que tenía de verlos en la meta.

Después de echar un rato en la llegada nos fuimos para la habitación a cambiarnos y recoger, nos fuimos a tomar unas cervezas y esperamos a las 15:00 para comer una poquita de paella preparada por la organización, pero cuando llegamos vimos la cola que había y decidimos irnos y nos pararnos en El Tiemblo y...dirección a casa. Otro viajecito lleno de charlas, risas y aventurillas. Dejé a cada uno en su casa y cuando llegué a casa, Isabel (mi mujé) me dice que ha quedao con Teo y Julia, nos vamos...tenía ganas de verlo ya que él ha sido el que me ha metido en todo esto y "en verdad" le estoy muy agradecido, no podía describirle lo que sentía. 

En fin...que todo esto viene porque un gran amigo mío( Juan Rogelio) dijo un día de fiesta que el deporte es uno de los pilares fundamentales del a vida y fíjate....yo no se si será el deporte pero lo que ello te aporta física, sentimental y psíquicamente...sí que lo es.

Agradezco a mi mujé la confianza y apoyo que ha depositado en mi para poder realizar todo esto y como no, a mis amigos Teo, Carlos, Jorge y Pepe y a mis padres por la de veces que me han llevado por la noche a nadar a la fuerza.
IV Travesía Valle de Iruelas
Distancia: 5.500 metros

Tiempos:

Joaquin Martinez: 1h 47'
Jorge Pérez: 1h52'
José Luis Dávila: 1h53'

Clasificaciones:



Joaquin Martinez.



1 comentario:

  1. Para nada Joaquin me dejaste abandonado...

    Marcaste un ritmo al principio muy cómodo para mi, me ayudaste mucho los primeros 1.000 metros cuando más pegaba el oleaje y la corriente. Una vez pasada la isla con el castillo, hicimos una tirada de 1.750 a muy buen ritmo, tu tirabas y yo orientaba...Cuando llevábamos unos 3.000 metros, donde estaba la embarcación de avituallamiento que tomamos los geles y un trago de agua, hice el mal gesto al impulsarme para coger la botellita de agua de la embarcación, y fue ahí cuando me "pego el leñazo" el abductor. Y fue ahí cuando no me dejaste ni un segundo, cada 10 metros te parabas y me preguntabas...cuando ya te dije que tiraras tú, era porque me había recuperado, y estaba viendo que te encontrabas muy bien, disfrutando y que el gel te sentó de lujo...faltaban unos 2.500 metros y en estas distancias y medio que no es el mío (el agua), no quería sacarme de mi "velocidad de crucero", no me conozco en este medio y quería "seguir guardando balas" para los últimos 1.000 metros. Además, te puedo asegurar que cada vez que levantaba la cabeza y te veía ahí avanzando, estaba disfrutando, no sólo por la prueba, sino también por "mi filosofía de club/equipo" de compartir estas experiencias.

    Literalmente cuando llegue a meta/orilla, me sacho de la pechera como si fuese una carpa...

    pd: no te vuelvo a dar más un gel con cafeína, te duro la prueba y el viajecito de vuelta entero...que no paraste de hablar, jejejeje.

    Enhorabuena y un abrazo!!!

    ResponderEliminar