domingo, 23 de marzo de 2014

Cruzando la línea de los 50 (km) III Trail Guzman El Bueno


Abrochándome el cinturón, modo "velocidad crucero".

Dos años como voluntario en esta gran prueba. El primer año en el kilómetro 50 aproximadamente y el año pasado en el kilómetro 40...ya estaba bien de ver como otros corrían, había que intentarlo.

Es cierto que es fundamental una buena base física (algo fácil de conseguir con constancia) para enfrentarse a una prueba de este calibre, pero más fundamental es ir bien entrenado de "coco" y de corazón. De "coco," porque hay que conocerse a si mismo muy bien, y de corazón, porque debes amar mucho todo este mundo.

Como todos los grandes retos que me planteo intento dividirlos en pequeñas metas, a veces se cumplen estas estrategias de carrera, y otras veces hay que improvisar. Siempre hay que tener un plan B. En este caso, todo fue sobre ruedas.

Primero, me plantee llegar a los 30 km fresco, como si hubiese hecho un entrenamiento agradable y con buenas sensaciones. Esto me lo plantee así porque es una distancia que la tengo bastante controlada en montaña, con lo cual, era la clave para quitarme esos primeros 30 km cómodamente. Segundo, era cubrir la distancia de una maratón, 42 km, pero no planteándomela como tal, sino como 12 km más (30+12), distancia corta que puedo correr por montaña a tope de mis posibilidades. Ya he comentado por ahí lo que me ha enseñado uno de mis maestros en esto de la resistencia, mi colega Pepe, y aplicando su estrategia, "reserva balas para el final", reserve y reserve. Quizás pisará en estos 12 km un poco más el acelerador, pero las sensaciones en estos km fueron brutales, estaba "volando". Coincidió con un tramo bastante corrible y junto al subidón que me dieron los ánimos de varios voluntarios conocidos que estaban en esos kilómetros, fueron los más disfrutados.

El tercer paso, una vez pasado esos 42 km era llegar a la distancia por la cual una prueba pasa a ser "distancia ultra", los 50 km. Esta tercera meta era fácil, solo me separaban 8 km. Y así fue, dicho y hecho! Y por último, 15 km más y objetivo conseguido. Esta última meta no la tenía muy bien definida, pero la cuestión, como en todos los retos que me planteo, era llegar a la VERDADERA META, ya estaba bien de engañar más al "coco", ahora tocaba sufrir.

Mi novel experiencia en estas distancias me hicieron preguntarme días antes, que donde me encontraría con "El Tío del mazo" o el tan archiconocido "muro". Pues bien, se corroboró lo que llevo tiempo afirmando, "El Tío del mazo", el "muro", o como quieran llamarlo NO EXISTE!!!, es una barrera que nos ponemos en la melondra nosotros mismos. Si estás fisicamente saludable y psicológicamente fuerte, y unes estas dos virtudes con conocimiento, cualquier cosa es posible. 

Una vez le comente a un amigo y actual compañero del club mi filosofía al respecto, la denomino "zona de confort". Esta zona que todos tenemos (en un ámbito o en otro) y que nos da miedo atravesar, es la que nos limita para tomar decisiones. Después de esta verborrea, os amino a "verle los huevos al Demonio".

Como percance durante la prueba, que como tal no lo considero percance sino algo normal, fue el orinar muy oscuro y rojizo, hablando claro, mear sangre. Aunque había leído mucho sobre el tema y se que era algo normal como respuesta del cuerpo ante un gran esfuerzo, fue la única debilidad y oportunidad que le di a mi cabeza para asustarme y venirme abajo. Estuve como 15 - 20 minutos andando porque pensaba que me había "gripao". Mi respuesta fue hidratarme constantemente, curioso, pero no se me paso por la cabeza retirarme, esto me paso en el kilómetro 48 más o menos. Y asimilado como algo normal, empecé de nuevo manos a la obra, a correr, que a eso había venido. 

Cuando lo comenté luego, más de uno se hecho las manos a la cabeza, pero no tiene más importancia que una respuesta ante tal esfuerzo del cuerpo. 

Para complementar dejo esto por aquí:

No suele ser frecuente, pero si en alguna ocasión orinas sangre después de un entrenamiento o una competición estás sufriendo una hemolísis vascular, es decir, tus glóbulos rojos se están rompiendo en grandes cantidades. Los impactos de la carrera o algunos entrenamientos intensos de fuerza pueden dejar K.O. a nuestros glóbulos rojos y hacer que se rompan. 

Cuando nuestros eritrocitos se destruyen liberan hemoglobina al plasma sanguíneo, como ese no es su lugar habitual otras sustancias se encargan de retirarla de la circulación llevándola al hígado, pero cuando hay demasiadas cantidades no toda se retira y pasa a la orina coloreándola de rojo o color pardo, es lo que se conoce como hemoglobinuria

Correr una maratón, una subida de la temperatura corporal, mucho ácido láctico por entrenamientos intensos o ejercicios que implican gran masa muscular pueden ocasionar este fenómeno. Normalmente no tiene importancia, la hemoglobina se excreta por orina y recuperamos glóbulos rojos con el estímulo que indica que necesitamos más. 

No obstante si esto ocurre con frecuencia debemos de acudir al médico, en esfuerzos intensos es normal que pueda ocurrir de manera esporádica, pero si es a menudo algo está fallando en nuestros glóbulos rojos incluso podría causarnos una anemia.


Mi más sincera enhorabuena a los compañeros que se han atrevido con el trail de 30 km, y sobre todo gracias por compartir y seguir esta prueba tod@s JUNTOS.

pd: Gracias a tod@s los compañeros del Corduba Trail y Jamountain Cabras Trail por los ánimos recibidos durante la prueba, ha sido el gel más energético que me podía haber tomado. Muchas gracias!

pd: Y gracias a Pilar por confiar en mi y acompañarme durante toda la prueba (aunque sea en foto).


¿Podré correr algún día una distancia con tres dígitos? Cuestión de buscar nuevas metas.

(El tiempo que me plantee hace meses cuando elegí la prueba, y como debut en mi primera ultra, era entorno a las 8h30´. Como he tenido bajones estos meses, alguna lesión y altibajos en si me presentaba a la larga distancia o la corta, sabía que era muy difícil cumplir con el objetivo en cuanto a tiempo porque no la he entranado todo lo bien que quería, con lo cual, me di de margen algo más de tiempo para preparar estratégicamene la prueba, unas 9 horas. Al final, 9h09´, muy satisfecho. En distancias tan grandes y con tantas horas en carrera, es difícil controlar el tiempo).

No hay comentarios:

Publicar un comentario