miércoles, 2 de octubre de 2013

II Ruta cicloturista Enderezatrochas ( 2ª prueba del II Circuito MTB Valle del Guadiato)


 


Retomamos el circuito MTB del Guadiato después de 4 meses tras Cerro Muriano. Esta vez debutaba en el circuito la prueba de Villaviciosa de Córdoba. El club local Enderezatrochas nos tenía preparado un track de 44 kilómetros a priori muy bonito y duro, con 3 ascensiones que viendo el perfil daban un poco de miedo. En esta carrera, Un servidor (Victor),  fue en representación del club acompañado de su progenitor.

La participación fue masiva, el éxito de la 1ª prueba en Cerro Muriano hizo efecto llamada y las inscripciones se desbordaron agotándose los dorsales con más de una semana de antelación respecto al cierre de inscripción, viéndose la organización obligada a ampliar los iniciales 150 dorsales a casi 100 más antes de anunciar el cierre de inscripciones. Este circuito está cogiendo entidad...

La recogida de dorsales fue rápida y junto a éste te daban la bolsa del corredor que contenia: camiseta de la mancomunidad... XL ¬¬, toalla de microfibra como la de Cerro Muriano ( la cual nunca viene mal), un bolígrafo, 2 barritas energeticas, el ticket para la comida y 2 bebidas, y por ultimo, publicidad sobre el Guadiato, Villaviciosa, Donación de sangre y una encuesta sobre la marcha que se podía entregar al final de la misma en los buzones que tenían habilitado.

Salida puntual desde el polígono de Villaviciosa con un primer tramo neutralizado que hacía un recorrido por el pueblo  y nos llevaría hasta el punto de salida de la carrera. Esta primera parte fue bastante accidentada, bajando por una carretera hubo un accidente múltiple donde varios ciclistas y bicis quedaron tirados entre el asfalto y la cuneta, después de dejar la carretera tuvimos que dejar paso a un caballo que se había escapado y parecía nervioso.


El primer tramo tenía buen firme, con pistas anchas y bajadas rápidas donde mas de uno perdió el bote y hasta el guardabarro. Las primera subida no se hizo especialmente dura, si bien había alguna otra zona donde se abrían zanjas y estrechaban la zona de paso, en una de estas, se quedó encallado el quad de la Cruz Roja obligando al grupo de ciclista que les precedía a bajarse de la bici. (Personalmente no entiendo por que el quad tenia que ir en mitad del pelotón, ni tampoco sé como pretendían que pasaran por ciertas zonas).

Las vistas durante la ruta y conforme se iba subiendo eran espectaculares, daban ganas de bajarse de la bici para echar alguna foto.

Llegados mas o menos al kilometro 22 había que decidirse por escoger entre la ruta corta y la larga, excepto 7 ciclista, el resto decidimos hacer la ruta completa.

Tras la segunda subida, mas corta pero más pronunciada, nos esperaba el primer punto de avituallamiento, fue muy correcto, con agua y bebida isotónica, plátanos, barritas...  a partir de entonces la marcha tendría tramos más técnicos donde hubo varias caídas, yo, tuve la "suerte" de caer en un charco de barro donde me quedé pinchado, menos mal que pude sacar los pies de las calas in extremis, lo que no evitó que dejara la bici llena de barro teniendo que pararme en el pantano a limpiar un poco el cambio trasero y los pedales ya que no me enganchaba bien las zapatillas ni la bici me cambiaba los piñones bien. 

El tramo cercano a la orilla del pantano de Puente Nuevo fue llano, con algunas zonas de barro y un paisaje que invitaba a relajarse.

Una vez abandonada la orilla, tocaba subir de nuevo, en una primera parte, teníamos repechos con algún escalón y algunas zonas algo técnicas, una vez cruzado el arroyo cogíamos una pista que nos llevaría a la carretera donde nos tocaría subir y subir y subir.....

Casi llegando al final de la subida por carretera, nos esperaba el segundo avituallamiento, de nuevo correcto, continuaba el ascenso en carretera donde le pregunté a un miembro de la organización los kilómetros que quedaban (iba sin gps ni cuentakilómetros) , 4 , me contesto... Aquí mi instinto de cicloturista ya me puso alerta... ¿Un avituallamiento a falta de 4 kilometros...?

Casi un kilómetro despues abandonamos la carretera para volver a la tierra con una subida algo trialera, un poco más adelante diviso a un fotógrafo y mantenemos la siguiente conversación mientras escalaba...
- Cuanto dicen que quedan hasta la meta
- 3
- ¿3? (hacia unos 2 kilometros quedaban 4) ¿No me estarás engañando que ya me conozco estas cosas?
-¡No! no... que mas ganas tengo yo de irme, ademas no voy a engañaros cuando venís ya exhaustos... Una vez que termines la subida ya te dejas caer y se acaba la ruta

Total, que meto plato chico y tiro con lo que me queda de piernas esperando esa bajada final, llego arriba y entre gritos de animo oigo a un grupo decir... -¡ venga que ya solo te quedan 6 kilómetros ! ... no coment.

Y si... había una bajada, y cuando parecias que ibas a entrar al pueblo, un quiebro y mas campo donde creo que pasé un tercer punto de avituallamiento, y seguias bajando y... de golpe, ves como habia que subir de nuevo... ¡ hasta las antenas!. Una vez coronado, esperaba una bajada algo tecnica y ya si,  por fin, la entrada al polígono y el paso por la linea de meta.


El primer clasificado fué el Peñarroyense Javi Molina, que en poco más de 2 horas finiquitó el circuito.

Mi puesto el 170 de 241 con un tiempo de 3:20:41. Contento a pesar del cansancio acumulado en las piernas tras el duatlon del dia anterior.

Un último puesto de avituallamiento para reponer fuerzas y ya tocaba guardar las bicis ( creo que no había un punto de limpieza de bicis gratuito), ducha en el polideportivo y a comer.




Para comer había paella, carne en salsa un dulce de chocolate (muy bueno) y fruta, también teníamos derecho a 2 refrescos. Por último tocaba la entrega de regalos, que yo recuerde, la mejor a la que he asistido desde mi corta vida de cicloturista. Todos los premios eran los mismos, una bolsa que contenia 3 botellas de aceite, un bidon y un maillot de invierno de puntobike. Los premios eran generosos y hubo muchos, el reparto fue rápido, también se entregaron diplomas de reconocimiento al club con mas participantes, y al participante más joven y al de mayor edad. 

Resumiendo: Muy buena organización, La señalización no dejó lugar a dudas y salvo los incidentes iniciales, la prueba fue atractiva, bonita y tan exigente como uno quería que fuese.

A mejorar: Personalmente la comida, el arroz de la paella no estaba muy sabroso, y la carne en salsa (que estaba mejor) era escasa, pero ya sabemos que es lo que tiene cocinar para tantísima gente...

Quedan 3 pruebas para completar el circuito del Guadiato: Villaharta es la próxima el día 13 de Octubre, para que os hagáis una idea, puede estar a la par que la de Cerro Muriano en cuanto a dificultad. Por lo menos este año la temperatura no será un handicap más, ya que el año pasado iniciamos la ruta a 2,5 grados bajo cero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario