jueves, 16 de septiembre de 2010

Rescate de Iñaki Ochoa de Olza 1/3

6 comentarios:

  1. Aquí os dejo un resumen de unos de los rescates "himayalista" más vividos de la historia...Hay varios cortes, 1/3, 2/3 y 3/3.

    ...Impresionante como un "hombre" puede vivir así su pasión y lo que significaba para el resto...

    ResponderEliminar
  2. ...en la sección videos encontrareis el resto del reportaje...

    ResponderEliminar
  3. Iñaki Ochoa de Olza Seguin (Pamplona, Navarra, 29 de mayo de 1967 - Annapurna, Nepal, 23 de mayo de 2008) fue un montañero español y guía de alta montaña que protagonizó más de 200 expediciones al Himalaya, escalando 15 ochomiles a lo largo de dichas expediciones.

    Falleció el 23 de mayo de 2008, durante la ascensión al Annapurna,[1] donde sufrió daños cerebrales y un edema pulmonar que le provocaron una pérdida del conocimiento y, finalmente, la muerte.[2] Su cuerpo se encuentra en dicha montaña a 7.400 metros de altura por expreso deseo de su familia tras su fallecimiento.

    Iñaki Ochoa de Olza tenía un sueño por cumplir en su vida. Quería devolver a los niños más pobres, huérfanos y necesitados de los países con montes de más de 8000 m parte de lo que él había recibido. Por eso, quería recaudar fondos para construir un orfanato en Khatmandú, un Hospital infantil en Pakistán y una escuela en Dharamsala (sede del exilio Tibetano). Desgraciadamtene no pudo ver cumplido su sueño.

    Sin embargo, su objetivo de ayudar a los niños más necesitados lo continúa actualmente la familia, a través de la Fundación Iñaki Ochoa de Olza - SOS HIMALAYA. En http://www.soshimalaya.org/ se puede colaborar y ayudar a cumplir el sueño que tan feliz haría a Iñaki Ochoa de Olza. SOS Himalaya es el legado de Iñaki.

    ResponderEliminar
  4. RIP...EN LA ARISTA ESTE DEL ANNAPURNA.

    ResponderEliminar
  5. Los videos no tienen desperdicio... ese tio era uno de los grandes.

    ResponderEliminar
  6. Habia visto parte de este documental hace tiempo y cada vez que lo veo se me ponen los pelos de punta. Es impresionante la pasión con la que se vive la montaña.

    ResponderEliminar